miércoles, 12 de diciembre de 2018

ORFEÓN DE JAÉN

El próximo domingo, día 16 de diciembre, después de la misa de 19:30 horas, el Orfeón de Jaén nos ofrecerá un repertorio de Villancicos en nuestra parroquia, esperamos vuestra asistencia.

II DOMINGO DE ADVIENTO

COMENTARIO AL EVANGELIO
LA FIGURA DE JUAN EL BAUTISTA
En este segundo domingo de Adviento irrumpe con fuerza la figura de Juan el Bautista, que aparecerá tanto en este segundo domingo como en el tercer domingo de Adviento. El Bautista, junto con el profeta Isaías y con María, cuya Concepción Inmaculada celebrábamos ayer, son los personajes que de modo particular nos acompañan en este tiempo de Adviento.
“Vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”. Comienza san Lucas este relato con una solemne introducción histórica, detallando minuciosamente el momento exacto de la historia en el que aparece Juan. Esto nos indica dos cosas. Por un lado la historicidad de la persona del Bautista. Por otro lado, el Evangelista nos hace ver la diferencia entre los distintos gobernantes, tanto romanos como judíos, que vivían rodeados de lujo y de poder, con la sencillez de Juan el Bautista. Éste aparece con humildad en el desierto, que es el lugar del silencio, y precisamente por esto es también el lugar donde se escucha la palabra de Dios. Es Dios quien desea llevar adelante su proyecto de salvación para los hombres, por eso es Él quien llama a Juan, le envía su palabra, para que predique la conversión.
“Una voz grita en el desierto: preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”. En el desierto Juan el Bautista predica un bautismo de conversión. Es la primera llamada que Dios hace a los hombres: volver de nuevo el corazón hacia Dios para que perdone nuestros pecados. Lucas descubre en la persona del Bautista la imagen del profeta Isaías de la voz que grita en el desierto (Is 40, 3-5). Esta imagen se encuentra al comienzo del conocido como “segundo Isaías”, un texto lleno de alegría y de consuelo para Israel. Allanar los senderos, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale… se refiere a sacar de nuestra vida y de nuestro mundo todos aquellos obstáculos que impiden a Dios llegar a nosotros, como nuestros egoísmos, el odio, la injusticia, la pereza… El Adviento es por tanto un tiempo para preparar nuestro corazón y limpiarlo de toda suciedad para que Dios pueda venir de nuevo a nosotros.
Sigamos avanzando por este tiempo de Adviento con el corazón alegre, lleno de esperanza, y poniéndonos en marcha para preparar el camino a Dios que viene. Que cuando llegue ese día nos encuentre bien dispuestos, abajando nuestro orgullo, enderezando el camino de nuestra vida, viviendo los valores que Jesús nos enseña. Con la ayuda de María Inmaculada, limpiemos también nosotros nuestro corazón.

lunes, 3 de diciembre de 2018

I DOMINGO DE ADVIENTO

COMENTARIO AL EVANGELIO

ACOJAMOS LA ESPERANZA EN NUESTRA VIDA 
En este primer domingo de Adviento, Dios nos habla de esperanza, y de vigilancia. En el alma brota el anhelo, el deseo vivo de que Jesús llegue hasta nosotros. Por eso repetimos como los primeros cristianos: ¡Marana tha, ven, Señor Jesús! "A ti, Señor, levanto mi alma..." (Sal 24, 1) Estas palabras expresan lo que han de ser siempre nuestros deseos y anhelos, levantar el alma hacia lo alto, hacia Dios. Hemos de mirar a lo Alto, hemos de pensar en el Señor y tratar de sintonizar con Él. Y decir con el salmista: “Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas, haz que camine con lealtad. Enséñame, porque tú eres mi Dios y mi Salvador”. El mejor cauce para sintonizar con el Señor, es el diálogo de la oración. Intensifiquemos la oración en el Adviento. "Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes...” (Lc 21, 25) Adviento es lo mismo que advenimiento, acción de venir, preludio de una llegada. Son, pues, días de conversión y de penitencia, de mortificación, de plegaria, en los que prepararnos para recibir dignamente al Señor. “Tened cuidado y que no se os embote la mente con el vicio, o con la preocupación por el dinero, y se nos eche de repente aquel día”. Con estas palabras el Señor pone el dedo en la llaga. Ese es nuestro mal, olvidarnos de lo más importante y decisivo, vivir inmersos en cuatro tonterías. A veces nos ocurre que sólo pensamos en lo más inmediato, en lo que resulta placentero, en nuestro bienestar presente. Que este primer domingo de Adviento nos sirva para reflexionar sobre nuestra vida de hijos de Dios y, consecuentemente, prepararnos para su venida. ¿Acaso cuando esperamos la llegada de algún amigo, no nos esmeramos por acogerle como se merece? Pues con mucho mayor motivo debemos prepararnos para con la venida de Jesús, el Señor. 

martes, 27 de noviembre de 2018

SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

COMENTARIO AL EVANGELIO


TIEMPO DE SALVACIÓN, NO DE CONDENACIÓN.
Nos acercamos al final del Año Litúrgico y las lecturas nos hablan del final de los tiempos en un lenguaje típico de la literatura apocalíptica. En otros tiempos este estilo propio de los tiempos finales era aprovechado para recordar que podría llegar en cualquier momento el fin del mundo, para el cual teníamos que estar preparados y evitar así el castigo eterno.
Sabemos, sin embargo, que no hay que actuar por temor, sino por amor a Dios.
El Evangelio nos dice que estemos atentos a la higuera, es decir a los signos de los tiempos, de los que hablaba el concilio Vaticano II. El Hijo del Hombre, figura que aparece en el profeta Daniel y habla de aquél que vendrá sobre las nubes del cielo, reunirá a los elegidos de los cuatro vientos. Por tanto, vendrá a salvar y no a condenar. El juicio será para la salvación no para la condenación.
En los evangelios Jesús se atribuye a sí mismo este título mesiánico. Lo dice bien claro la Carta a los Hebreos cuando habla de la ofrenda de su propia vida, que Cristo ofreció por nuestros pecados de una vez para siempre. Desde entonces introdujo el perdón de los pecados, como regalo perpetuo que Dios nos hace. Los sabios según Dios y aquellos que enseñaron y practicaron la justicia brillarán por toda la eternidad.
Dios está a favor nuestro. La Palabra de Dios de este domingo nos hace una llamada a reavivar nuestra confianza en Dios y nuestra responsabilidad en hacer de éste el mejor de los mundos posibles. Una vez más constatamos que Dios está a favor nuestro, que cuenta con nosotros para construir el Reino de Dios ya desde ahora. El futuro que nos aguarda no es terrible, sino gratificante y feliz.

martes, 13 de noviembre de 2018

El Obispo invita a dirigir la mirada hacia las personas en situaciones de pobreza

Don Amadeo Rodríguez Magro anima a participar en los actos de la Semana de la Pobreza, del 12 al 18 de noviembre, en el marco de la II Jornada Mundial de los Pobres. 
El Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, ha presentado esta mañana los actos programados en torno a la II Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el Papa Francisco. En el caso de la Diócesis jiennense, las actividades se prolongarán del 12 al 18 de noviembre próximos, en lo que se ha dado en llamar como la Semana de la Pobreza. Según ha explicado el Prelado, entidades eclesiales se han unido en Jaén para dotar de contenido a la celebración, que tiene como lema “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”. En concreto, suman fuerzas Cáritas Diocesana de Jaén, CONFER Jaén, HOAC Jaén, Manos Unidas, el Secretariado de Migraciones y la Delegación Episcopal de Pastoral de la Salud. Don Amadeo ha recordado que la Jornada Mundial de los Pobres surgió a raíz de la celebración del Año de la Misericordia. “En la conciencia del creyente debe estar grabado el amor al prójimo y, en concreto, a los pobres. El Papa, con esta jornada, quiere que en toda la Iglesia se mire, de manera intensiva, a las pobrezas que hay a nuestro alrededor”, ha dicho. “Queremos decir a toda la sociedad, y de un modo especial a los católicos, que ante estas situaciones de pobreza hay que responder.  Nuestro deseo, como decíamos en el Domund, es cambiar el mundo, cambiar la sociedad”, ha añadido el Obispo. 
Por su parte, el director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López‐Sidro, en representación de las entidades organizadoras de la Semana de la Pobreza, ha afirmado que uno de los fines de la Semana de la Pobreza es “denunciar una situación sangrante que está ocurriendo en nuestra sociedad y en nuestro mundo”. 

La Misión diocesana se presenta el  y miércoles en Jaén

En el Año de la Evangelización en el que está inmerso la Diócesis, y después de haber presentado los puntos esenciales de trabajo que a lo largo del curso se desarrollarán, como parte del Plan Pastoral; el próximo lunes y miércoles, el Obispo explicará en qué consiste esa Misión de una forma más concreta. Lo hará en  en Jaén el miércoles.
La misión se desarrollará en el corazón de cada cristiano, en las instituciones diocesanas y en las parroquias, sobre todo. Esta misión, este primer anuncio es necesario para poner al Señor como centro de la vida de los cristianos.  No solo a los cercanos, sino también pretende llegar a los alejados del Señor y a aquellos que estén a medio camino.
Va a ser un tiempo de gran actividad misionera. En las parroquias se formarán agentes y habrá una Eucaristía antes de iniciar la misión propiamente dicha.
El día 14 en Jaén, en el Seminario. Noviembre y diciembre serán los meses de la fase arciprestal y de la creación de los equipos.  Estas presentaciones están dirigidas a sacerdotes, laicos, miembros de movimientos cristianos y cofradías.

EL CIENTO POR UNO Y LA VIDA ETERNA

COMENTARIO DEL EVANGELIO

En este domingo, la Palabra de Dios, nos habla, tanto en la primera lectura y en el Evangelio, de una viuda: figura de la más extrema pobreza y marginación en el pueblo de Israel.

En la primera lectura, hemos escuchado cómo el profeta Elías obedeciendo  la voz del Señor, se dirige a Sarepta y es ayudado, tal y como se le había anunciado, por una viuda. De una pobre viuda poco se podía esperar. La viuda hace lo que le manda el profeta, se fía de las palabras de Elías. Él también se había fiado de Dios.
Hermosa lección la que nos imparte esta mujer: darlo todo, hasta quedarse sin nada. Dar lo más que podamos. Y mientras más entreguemos, mayor será la recompensa... Qué tontos somos, qué malos negociantes. No nos damos cuenta de que lo poco que entregamos se nos devuelve centuplicado, revalorizado con valor de eternidad. Ayúdanos, Señor, a darnos por completo, a darte, de un modo o de otro, cuanto tenemos... No comprendemos que nadie te puede ganar en generosidad. Ten compasión de nuestra torpe y absurda tacañería. Y ayúdanos, a saber abrir generosamente nuestro corazón y nuestra cartera.

En el Evangelio, escuchamos a Jesús esta alabanza par con otra pobre viuda: "... ha echado todo lo que tenía para vivir" (Mc 12, 44) 
A los ojos de Jesús, o lo que es lo mismo a los ojos de Dios, aquella modesta limosna valía más que la de los otros. Estos echaban mucho al parecer, pero echaban de lo que les sobraba. 
Quien da, movido por la caridad, recibe del Señor el ciento por uno y la vida eterna. 

miércoles, 7 de noviembre de 2018

AMAR A DIOS Y AL PRÓJIMO, RESUMEN Y SÍNTESIS

DOMINGO 31 DEL TIEMPO ORDINARIO
En el Evangelio de este domingo, cuando Jesús es interrogado acerca del mandamiento más importante contesta recitando la "shemá". Y añade que el segundo es amar al prójimo como a uno mismo. En esto se encierra toda la Ley y los Profetas. Amar a Dios sobre todas las cosas y amarlo con todas las fuerzas de nuestro ser, he aquí el mandamiento primero que hemos de tener siempre en cuenta. Sólo Dios puede ocupar el centro de nuestro corazón, sólo él ha de ser amado por encima de todo. Ninguna criatura, ningún bien por grande que sea, puede sustituir el amor que a Dios debemos. Son tan decisivas estas palabras para la vida, y para la muerte, del hombre que nunca se pueden olvidar. De ellas depende nuestra salvación temporal y eterna, nuestra dicha
terrena y celestial. Amar a Dios y al prójimo, he aquí el resumen y la síntesis
de toda la Ley de Dios. El que ama a Dios, necesariamente ha de amar a las criaturas que han salido de sus manos, máxime a los hombres, que están llamados a ser sus hijos. Por otra parte el que ama a su semejante nunca le
ofenderá en lo más mínimo. Si le ama de verdad no se atreverá ni a pensar mal de él. Esto vale más que todo lo demás, que por mucho que nos parezca valer, de nada vale si no hay amor. Las mayores hazañas y los más grandes heroísmos, si no se hacen por amor de Dios, no son más que meras anécdotas

martes, 16 de octubre de 2018

DOMUND 2018

“Cambiar el mundo” es el lema certero con el que se presenta este año la Jornada Mundial de Misiones, que se celebra el domingo 21 de octubre, mes misionero por excelencia. Con audacia OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS, guiada en España por nuestro querido Don Anastasio Gil, que este año nos animará desde la Casa y el Corazón del Padre, ha encontrado este significativo lema, y en su cartel han recogido todo lo que la Iglesia hace a través de sus misioneros y misioneras para cambiar el mundo. El misionero saca la fuerza y la imaginación para cambiar el mundo de su condición de “discípulo” que siempre lleva en el corazón la pasión misionera por la transformación de, la humanidad, sintiéndose enviados porJesucristo, al que conoce y ama.
No obstante, esta llamada universal del DOMUND es una responsabilidad de todos en la Iglesia; ser discípulo misionero de Jesús es la orientación y el estilo de la vida cristiana de todos. Los miembros del pueblo de Dios estamos llamados a sentirnos misión, a llevar la misión como lema de vida. De un modo especial, en este octubre misionero, que será un mes también sinodal, el Papa Francisco invita a los jóvenes a encontrar en su corazón el tesoro de ser misioneros.

COMENTARIO DEL EVANGELIO

Mensaje del evangelio: Mc 10,17-30
En un mundo tan fraccionado y disperso como el nuestro, resulta realmente fascinante la preocupación por la unidad que aparece en el evangelio: uno solo es bueno, una sola cosa te falta.
Aquel muchacho inquieto (por alguna razón nos resulta más fácil pensarlo como un muchacho aunque el evangelio no lo diga) deseaba la vida eterna. Seguro que hubiera estado dispuesto a pagar lo necesario, sin embargo queda perplejo cuando Jesús, lleno de amor, le propone seguirlo y, para ello, liberarse del lastre que significa tener muchas cosas. Jesús no le pide que le traiga las cosas, ni que le dé una limosna, ni que aporte su dinero a la comunidad naciente. Simplemente le pide que se desprenda de lo que tiene, para poder abrazar lo que desea.
En los aviones hay una advertencia en las salidas de emergencia. “En caso de emergencia no intente llevar el equipaje consigo”. Para salvar la vida no se pueden llevar cargas, es necesario ir ligero, sin nada que nos ate. Jesús, con su petición al joven rico nos recuerda que estamos en una situación de emergencia.
Resulta que la única cosa necesaria es tener las manos libres para recibir todo lo que Cristo tiene que darnos. Por eso los pobres siempre lo tendrán más fácil para acoger el evangelio, puesto que ellos tienen menos que dejar. En esta tesitura sólo me queda decir con los discípulos: “¿Quién podrá salvarse?”, y escuchar la voz misericordiosa de Cristo: “Para Dios nada es imposible”.

CIRCULO DEL SILENCIO

Después del parón de verano, Círculo de Silencio vuelve a reunirse para seguir denunciando las injusticias que se cometen contra los migrantes. En concreto, en este mes de septiembre, los miembros de Círculo de Silencio, Red Jaén Ciudad Abierta, Cáritas, HOAC, entre otros, han clamado contra las devoluciones de migrantes y refugiado a Marruecos, producidas en Ceuta.

Como es habitual en este tipo de encuentros, los participantes han tenido unas palabras para la reflexión sobre la situación, en muchos casos inhumana, que viven las personas que buscan una vida mejor lejos de sus países de origen. También unos minutos de silencio para rezar por esas personas que sufren. También, procedieron a la lectura de un manifiesto y el acto ha concluido con la canción “El sueño de la esperanza” de Pedro Sosa.

sábado, 29 de septiembre de 2018

DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO

Comentario del Evangelio
"El que no está contra nosotros está a favor nuestro"
Son los elementos que marcan la palabra de Dios que hoy escuchamos: Jesús no es envidioso y hemos de protegernos del escándalo. Permitidme que me detenga en el primero
Jesús no vive su misión como algo exclusivo. Es más desde el comienzo asoció a sus discípulos a la tarea de la evangelización. ¡Ojalá todos profetizasen y todos expulsasen demonios y todos hiciesen el bien!
En muchos ámbitos de la vida social, las personas son generosas para reconocer el bien que hacen los de su bando y bastante mezquinas para reconocer cualquier bien que pudieran hacer los que no piensan como ellos.
Tristemente esto también puede ocurrir en algunos ámbitos eclesiales donde solo valoramos lo que hacen “los nuestros”. Llega el tiempo de ampliar nuestro corazón y reconocer con generosidad todo el bien que acontece a nuestro alrededor. El bueno se alegra del bien realizado aunque no lo haya hecho él.
De la misma manera, la Iglesia no debe tener un sentido patrimonial del Evangelio ni del bien. No tenemos ningún derecho reservado, ningún copyright que debamos proteger. Al contrario. Deberíamos sentirnos contentos de que Jesús sea anunciado, de que otros hagan el bien, aunque no se denominen cristianos o aunque no piensen como nosotros.
No estamos en tiempos de defender las diferencias, sino de cooperar con todos los que de una manera u otra buscan la verdad y el bien absolutos.
Además, la división es una fuente de escándalo para los que nos contemplan. Y “Ay del que escandalice”

Carta del párroco

 Ante el nuevo curso.

Retomamos el curso pastoral después del paréntesis veraniego y lo hacemos con pleno convencimiento de que El Señor nos llama a la evangelización por múltiples caminos. Este curso, también el plan pastoral diocesano nos invita a poner el acento en el anuncio del evangelio, especialmente a los que todavía no lo han acogido en su corazón.
Con ese empeño, renovada nuestra confianza en el Señor, hemos comenzado este fin de semana un nuevo curso Alpha, en el que, en un clima distendido y acogedor renovamos el anuncio del Evangelio de Jesucristo y los fundamentos de la vida cristiana.
También acaban de comenzar un nuevo grupo de vida cristiana, siguiendo las indicaciones de la vicaría de Evangelización. En estos grupos,  utilizando la metodología de la acción Católica (ver-juzgar-actuar) los participantes intentan, no solo conocer el evangelio, sino irlo integrando en su día a día. La vida cristiana no es solo lo que ocurre el domingo en misa, sino las consecuencias que ese encuentro con el Señor-Jesús tiene para toda nuestra existencia. La vida familiar, laboral, social…
Estos grupos de vida irán surgiendo en la medida que haya personas interesadas, por eso os animo a que no dejéis de comentar conmigo vuestras inquietudes y vuestros deseos. Si hay quien desea caminar en la vida de fe no faltarán quien los acompañe en este camino apasionante.
En el consejo pastoral se planteó también la posibilidad de realizar una asamblea parroquial en el mes de noviembre, coincidiendo con el día de la Iglesia diocesana y la semana de corresponsabilidad en la parroquia que ya iniciamos el año pasado un poco tímidamente y que este año pensamos repetir. Espero que entre todos seamos capaces de llevarla a término.
Otro aspecto que no puede faltar en la vida de la parroquia es la oración. Sin oración, las actividades que realicemos corren el riesgo de convertirse en un juguete sin pilas, al que hay que empujar todo el rato. Sólo Cristo tiene el poder de mover los corazones con su Espíritu. Nosotros estamos llamados a ponernos a sus órdenes.
Además de la capilla abierta todo el día y de los grupos que se dedican expresamente a la oración, como es la Adoración Nocturna, yo tengo mucha ilusión en la adoración continua los primeros viernes de mes. Iniciativa que ya comenzamos el curso pasado y que puede servir como el signo parroquial de que queremos que toda la vida de nuestra parroquia brote de la Eucaristía, celebrada y adorada.
Aunque las cosas materiales pueden tener menos importancia, hemos aprovechado el verano para sustituir las ventanas de hierro de las aulas de catequesis y de los salones parroquiales por ventanas más eficientes. En este proceso hemos sido ayudados por una subvención de la Junta de Andalucía con fondos de la unión europea. La subvención ha cubierto el 60% del coste, pero aun así ha supuesto una inversión de más de 9000€ que nos han prestado y que iremos devolviendo poco a poco.
Mucho más querría contaros en este comienzo de curso, pero tiempo tendremos  de comunicarnos, utilizando también la última página de la hoja parroquial, donde además de otras noticias de la Iglesia Diocesana y universal, iré contándoos ilusiones, proyectos y actividades que vayan realizándose en la parroquia.
Un fuerte abrazo
Vuestro párroco

sábado, 22 de septiembre de 2018

CENA PRESENTACIÓN ALPHA EN LA PARROQUIA

CENA PRESENTACIÓN ALPHA

Alpha consiste en 10 encuentros semanales y un fin de semana de retiro. La gente que en este curso descubre o redescubre la fe no se queda en Alpha: se incorpora a la parroquia. Alpha es eficaz porque está diseñado para apelar a la persona en sus diversas facetas: la dimensión sociable (cada sesión Alpha incluye una cena en la que está prohibido hablar de religión), la dimensión intelectual (se imparten muchas charlas –o se ponen en vídeo- tratando temas básicos para entender el cristianismo y posibilitar una opción plena por él) y la dimensión experiencial (avanzado ya el curso, se reza y se anima a la gente a tener experiencia espiritual del amor de Dios, abrirse a “sentir a Dios”).




DOMINGO XXV DEL TIEMPO ORDINARIO

Comentario al Evangelio (Fray Juan Huarte Osácar Convento de San Esteban, Salamanca)
“ EL QUE ACOGE A UN NIÑO COMO ÉSTE EN MI NOMBRE, ME ACOGE A MÍ ”
Evangelio según San Marcos 9, 30-37
El discípulo de Jesús ha de seguir sus pasos. Es así como va aprendiendo a discernir las huellas de su presencia en el camino de la vida y a comprometerse en el servicio desinteresado a los hermanos. Conlleva en ocasiones dolorosas renuncias personales, y en todo momento una entrega generosa e ineludible, sin distracciones, con los que constituyen el punto de mira del evangelio: el “niño”, presencia simbólica de los más vulnerables e indefensos. 

¿Seguimiento arduo y difícil? Sí, por no decir imposible, cuando la persona llamada se deja arrastrar por falsos sueños de superioridad que la aíslan de los demás y la enclaustran en la amarga servidumbre de la envidia y la ambición. No tanto, cuando “la sabiduría que procede de lo alto” orienta, impulsa e impregna de sencillez evangélica sus motivaciones más hondas y cada una de sus acciones. Quien acoge consciente y solidariamente a un “niño”, sin restricciones ni limitaciones, acoge al mismo Jesús como enviado de Dios.